El core es una parte fundamental de nuestra metodología de trabajo. Pero, ¿qué es el core?

Es el área que engloba toda la zona abdominal y parte baja de la espalda.

Muchos, desconocen la palabra y lo fundamental que es dentro del mundo del fitness. Los expertos consideran el core como la parte más importante del cuerpo a la hora de realizar cualquier deporte.

La mala interpretación de algunos principios del entrenamiento, genera que algunos de los especialistas dirijan su atención en el desarrollo muscular de brazos y piernas. Cuando el principio de nuestra metodología dice que “antes del desarrollo de los miembros se debe desarrollar el centro del cuerpo.”

Si bien es cierto, se debe considerar a las piernas y brazos como los ejecutores de todas las pruebas deportivas, no podemos olvidar que el tronco es la unión entre ellas. Las piernas y brazos son fuertes solo si el tronco lo es.

En otras palabras, antes del fortalecimiento de los miembros, hay que concentrarse en desarrollar los enlaces entre ellos, el soporte, es decir los grupos musculares centrales del tronco (core)

Muchos confunden la palabra core con el “six-pack” o abdominales. Pero si no es el abdomen, ¿Qué es el core?

El desarrollo del core, y su relación con la mejora de la “performance” y prevención de lesiones, está establecido desde hace mucho tiempo, pero no todos le dan la importancia que tiene.

Lo componen los oblicuos, recto abdominal, suelo pélvico, el diafragma, el multifidus, lumbares, abductores, aductores, psoas, rotadores de cadera, glúteos y uno de los más importantes, el transverso abdominal. Debe haber un trabajo balanceado entre todos estos músculos.

Este grupo de músculos, inicia, asiste y estabiliza todos los movimientos” (Peter Twist, 1997).

En otras palabras, el core sería el “armazón” de nuestro cuerpo, que entre otras funciones, protege los órganos. Actúa de escudo y esqueleto de los órganos internos, zona desprotegida por la ausencia de estructura ósea.

El trabajo de core se hace fundamental por varias razones:

  • Es el centro de gravedad del cuerpo: Hace enlace entre el tren superior y el inferior, por lo tanto es importante para el desarrollo del equilibrio, estabilidad y coordinación.
  • Previene y reduce riesgos de lesiones: Es el centro de gravedad donde se inician todos nuestros movimientos. Nos permite mantener las posturas, disminuyendo el riesgo de lesiones al proporcionar mayor fuerza a nuestras extremidades.
  • Mejora la respiración: Cuando ejercitamos este gran complejo lumbopélvico-cadera, conseguimos expulsar todo el aire de nuestros pulmones, evitando que quede en ellos aire restante y dejando espacio para mayor cantidad de aire limpio.
  • Alivia el dolor de espalda: Mientras más fuerte y desarrollado lo tengamos, reduce el dolor de espalda, especialmente la zona lumbar.
  • Mayor eficiencia en los movimientos: Un core fuerte hace tus movimientos más efectivos y más potentes.
  • Nos aporta estabilidad: Es el centro de gravedad del cuerpo.
  • Protege: La musculatura del core protege los órganos.

No nos debemos quedar con la idea que trabajar el core sólo es el desarrollo de los abdominales. El abuso de ese ejercicio (flexión y extensión de cadera),  puede provocar problemas en la espalda.

Es muy importante hacer una buena progresión de ejercicios, de más fáciles a más complejos.

En el siguiente video te mostramos unos ejercicios básicos para el trabajo de el core.