En esta publicación te contaremos de los múltiples beneficios que tienen los frutos secos.

Existen diversidad de mitos y errores en nutrición que se han extendido ampliamente a lo largo de la historia dado que es un tema que interesa mucho y preocupa a un elevado porcentaje de la población. En muchos casos estos temas se abordan con desconocimiento.

¿Cómo debemos alimentarnos cuando hacemos ejercicio? Es una pregunta que aparece muchas veces entre los deportistas. Es importante tener claro, qué, cuánto, cómo y cuándo es lo que debemos comer. 

Para todos existe un requerimiento individual y va a depender de la intensidad, frecuencia y duración del ejercicio.

Siempre que se va a elegir un alimento, debemos fijarnos de qué está compuesto y poner en una balanza qué es lo que quiero darle a mi cuerpo y por qué.

Existen grasas de buena calidad, las encontramos en varios tipos de alimentos de consumo masivo, como por ejemplo los frutos secos

Algunas de estas son el Omega-3, que actúa a nivel del sistema circulatorio con un efecto antiinflamatorio o el Omega-6 muy beneficioso para nuestro sistema cardiovascular y sistema nervioso.

Un estudio reciente demuestra que el consumo de frutos secos, sobretodo almendras, mejora el rendimiento en ciclistas entrenados en diversas pruebas de resistencia en comparación con el consumo de galletas hipocalóricas, esto demuestra que las almendras pueden contribuir a la reserva de glucógeno.

Los frutos secos pueden ser usados como la colación ideal previa a una rutina de ejercicios prolongada ya que son una buena fuente de ácidos grasos insaturados, antioxidantes y algunos micro-nutrientes.

Pueden ayudar a mantener y/o mejorar el rendimiento del ejercicio mediante la modulación de la utilización del combustible y el fortalecimiento de las defensas antioxidantes debido a su contenido de vitamina E y minerales como zinc o el magnesio.

Recomendamos los frutos secos, no solo a deportistas, sino que para toda la población.

Los frutos secos debiesen ser incorporadas dentro de la alimentación habitual debido a su contenido de fibra.

Aumentar el consumo de Fibra nos generará mayor saciedad, además aumenta el retardo del vaciamiento gástrico, por lo tanto hay mayor tiempo de masticación y menor absorción de CHO, disminuye el IG, menores estados de hiperglicemia e hiperinsulinísmo.

Por otra parte esto es beneficioso porque evita la formación excesiva de tejido graso (triglicéridos) lo que ayuda a disminuir el riesgo cardiovascular.