Tabata o entrenamiento por circuitos es una de nuestras mayores fortalezas. Entérate de sus beneficios y virtudes.

En anteriores publicaciones hemos hablado sobre nuestra metodología de trabajo. Hoy nos centraremos en cómo lo llevamos a cabo y a través de qué métodos.

Primero que todo, debemos tener presente, que al llevar a cabo un entrenamiento, buscamos trabajar en base al movimientos de varios grupos musculares y articulaciones.

Este principio de entrenamiento, se basa en el concepto de que el cuerpo jamás mueve una articulación de forma aislada.

Las cadenas cinéticas, son una serie de articulaciones que trabajan sinérgicamente a través de múltiples planos (sagital, frontal y transversal).

El Tabata o entrenamiento por circuitos, es un sistema de trabajo que utiliza una serie de ejercicios en base al movimiento y locomoción del cuerpo.

La locomoción es la base de la mayoría de los patrones de movimiento.

Por lo tanto, antes de diseñar un circuito y sus ejercicios (estaciones), nos preocupamos, en primer lugar, del movimiento y técnica.

Como entrenadores, debemos velar insistentemente por la correcta ejecución de los ejercicios. Así el trabajo será más efectivo y evitaremos posibles lesiones.

En segundo lugar, lo que buscamos conseguir a través de estos entrenamientos por circuito, es el desarrollo de algunas cualidades físicas, como: Fuerza, resistencia a la fuerza, resistencia cardio-vascular, potencia, flexibilidad, estabilidad, coordinación, entre otras (dependiendo de los ejercicios seleccionados); en conjunto a un gran gasto calórico/energético.

Otros de los beneficios que nos permite este tipo de entrenamiento, es alternar a través de distintos ejercicios los diferentes grupos musculares, en una sola sesión (pudiendo priorizar un grupo muscular específico).

Uno de los mayores problemas de la población hoy en día, es el tiempo. Por lo tanto, este tipo de entrenamiento puede ser muy efectivo y respetuoso con el tiempo de las personas.

Luego de realizar un buen calentamiento, activación corporal y neuromuscular, se podrá realizar un Tabata o entrenamiento por circuitos que no dure más de 15-20 minutos. Lo cual es muy efectivo para ese tipo de personas y sus agendas apretadas.

Nuestra manera de llevar a cabo estos entrenamientos, es realizando una correcta activación previa al trabajo principal. Para luego pasar al trabajo general.

El tabata o entrenamiento por circuitos se divide en múltiples estaciones y comúnmente entrenamos con tiempo de 20-30 segundos de trabajo (ejecución) y 10 segundos de recuperación.

Dependiendo del objetivo del circuito, los tiempos de trabajo y recuperación pueden ser modificados. La mayoría de las veces trabajamos con no más de 8 estaciones. Haciendo entre 3 y 4 series en total.

Entre cada serie damos alrededor de 1.5 a 2 minutos de recuperación.

Lo importante del Tabata o entrenamiento por circuitos, es el control que el profesor tiene  sobre los alumnos, para corregir los movimientos y motivar.

Las series de trabajo podrán depender del nivel de los alumnos. Algunos serán capaces de realizar más series y otros menos; lo importante es que cada uno vaya a su ritmo, siempre procurando mejorar y superarse. Pero por sobretodo, manteniendo una correcta técnica.

Por ende, los ejercicios escogidos también dependerán del nivel funcional del grupo y de cada persona.

Tabata o entrenamiento por circuitos

El tabata es un método de entrenamiento por estaciones, de alta intensidad y por cortos períodos de tiempo